Salafistas malienses ha lanzado na contraofensiva y ha tomado la ciudad de Diabali en el centro del país africano, después de 3 días de bombardeos franceses en el norte de Malí, según ha confirmado el ministro francés de Defensa, Jean-Yves Le Drian, al canal de noticias BFMTV. Los yihadistas de Mali, cuyas posiciones están siendo bombardeadas por las fuerzas francesas, han anunciado que «golpearán el corazón de Francia», según un responsable del Movimiento por la Unidad y la Yihad en África del Oeste (Mujao).

Más de 60 yihadistas murieron el domingo 13/01 en la ciudad de Gao, en el norte de Malí, como consecuencia de los bombardeos de las fuerzas francesas, según han informado este lunes 14/01 varios habitantes de la localidad y un responsable de la seguridad malí citados por la agencia estatal francesa AFP.

“Han tomado Diabali (a unos 400 kilómetros de la capital, Bamako) […] tras una lucha y una resistencia feroces por parte del Ejército malí que no ha sido capaz de contenerles”, ha declarado Le Drian. Según él, los combates siguen en estos momentos y las fuerzas malienses y francesas tratan de expulsar a los rebeldes.

Fuentes militares malíes habían anunciado horas antes que los rebeldes que han tomado la ciudad venían de Mauritania, donde estaban siendo bombardeados por el Ejército francés.

Más de 60 yihadistas murieron el domingo 13/01 en la ciudad de Gao, en el norte de Malí, como consecuencia de los bombardeos de las fuerzas francesas, según han informado este lunes 14/01 varios habitantes de la localidad y un responsable de la seguridad malí citados por la agencia estatal francesa AFP.

“[Los islamistas] han sido abatidos en Gao y en sus bases situadas a proximidad de la localidad. Los combatientes que se quedaron escondidos en sus casas salieron por la noche para recoger los cuerpos de sus camaradas”, ha declarado un vecino de Gao a AFP, contactado por teléfono desde la capital, Bamako.

El Ejército francés inició el sábado 12/01 una serie de bombardeos en Malí para detener el avance de los rebeldes que controlan el norte del país africano desde el pasado mes de marzo. La operación ya ha dado algunos frutos. Las tropas malíes recuperaron el sábado por la tarde la ciudad de Konna (37.000 habitantes) en el centro del país, de la que fueron expulsadas el jueves, y el siguiente objetivo militar es Gao (90.000 habitantes), el mayor bastión islamista del norte.

El Gobierno de Bamako solicitó el pasado jueves ayuda urgente a Francia para frenar la marcha hacia el sur de los grupos islamistas de Ansar Dine (tuaregs), de AQMI y del Movimiento por la Unicidad de la Yihad en África del Oeste (Muyao).

El presidente francés, François Hollande, accedió a ayudar a su homólogo malí, Diocounda Traoré, y confirmó el viernes la presencia de tropas galas en su antigua colonia para apoyar al maltrecho Ejército local. Su ministro de Exteriores, Laurent Fabius, aseguró ayer que la operación sería “cuestión de semanas”. “Ya hemos conseguido detener a los terroristas. Hoy hemos empezado a encargarnos de las bases terroristas en el norte”, afirmó.

Uno de los responsable del Muyao, el grupo que controla la ciudad de Gao, ha amenazado hoy a Francia con llevar a cabo represalias. “Francia ha atacado el Islam. Nosotros golpearemos el corazón de Francia. En todas partes. En Bamako, en África y en Europa”, ha declarado a AFP.

Los grupos islamistas se han replegado en el este de Malí, pero la situación sigue siendo «difícil» para las fuerzas francesas en el oeste, ha dicho esta mañana Le Drian, a la salida de un Consejo de Defensa en el Elíseo.

Esta tarde (lunes 14/01) se réune el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas a petición de Francia para hablar del conflicto en Malí.

Amenaza

«Francia ha atacado el islam. Nosotros golpearemos el corazón de Francia. En el nombre de Alá, golpearemos el corazón de Francia», dijo Abu Dardar, uno de los líderes de Mujao en el norte de Mali.

Interrogado sobre en qué lugar exacto el corazón de Francia será golpeado, Abu Dardar precisó: «En todas partes. En Bamalo, en África, en Europa».

París, por su parte, en su guerra declarada «contra el terrorismo» en Mali, logró frenar el viernes pasado el avance de los grupos armados islamistas, que controlan desde hace nueve meses el norte del país africano. Ayer, aviones franceses bombardearon posiciones islamistas en el norte, exactamente en Gazo y Kidal, el ‘corazón’ de los territorios yihadistas.

En junio de 2012, tres grupos salafistas -Ansar Al Din, Monoteísmo y Yihad en África Occidental (MYAO) y Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI)- se hicieron con el control del norte de Mali, donde impusieron un sistema basado en una estricta interpretación de la ‘sharia’, la ley islámica.

Ansar el Din rompió hace unos días el alto el fuego pactado en diciembre y lanzó una ofensiva hacia el sur, por lo que el Gobierno de Mali envió la pasada semana una petición de ayuda a la ONU y a Francia, que respondió con el envío de tropas y el inicio de operaciones aéreas contra los salafistas.

El ministro galo de Asuntos Exteriores, Laurent Fabius, ha asegurado que Francia está recibiendo apoyo logístico de USA y varios países europeos, entre los que se encuentran Reino Unido y Alemania.

Respecto al Consejo de Seguridad, Francia explicará a los demás miembros del Consejo de Seguridad su intervención, sobre todo con acciones aéreas, destinada a frenar el avance de los rebeldes islámicos que tienen lazos con Al Qaeda, según indicó el portavoz de la misión francesa ante Naciones Unidas.

Fuente: Urgente24