La cantante británica se llevó seis premios y volvió a cantar tras su operación de las cuerdas vocales

La 54 edición de entrega de los premios Grammy se realizó en el pabellón Staples Center de Los Ángeles y fue una ceremonia sacudida por la repentina muerte el sábado de la cantante Whitney Houston en un hotel de esa ciudad californiana.

Adele, de 23 años, confirmó las expectativas y conquistó todos los galardones a los que estaba nominada después de arrasar en las listas de éxitos con su «Rolling in the Deep».

Ese tema fue nombrado la mejor canción y mejor letra de 2011 y el disco «21», el segundo de su carrera, fue reconocido como el mejor álbum.

Habría que remontarse hasta 2007 para encontrarse un dominio tan abrumador de un artista en los Grammy. En aquella ocasión, la gloria fue a parar a las Dixie Chicks con su «Not Ready To Make Nice» incluido en su LP country «Taking the Long Way».

Adele se llevó, además, otros tres gramófonos dorados por la mejor actuación solista en pop con su «Someone Like You», mejor álbum vocal pop con «21», y mejor vídeo musical de corta duración («Rolling in the Deep»).

Escueta en palabras al recibir los galardones, Adele no pudo evitar ponerse nerviosa y acordarse de su madre, sus amigos e incluso de los médicos que la operaron hace cinco meses de las cuerdas vocales después de que tuvo que suspender su gira estadounidense por problemas de salud.

«Este disco está inspirado en una relación miserable (con su ex novio) y este ha sido un año que me ha cambiado la vida», admitió la británica, quien realizó su primera actuación tras su paso por el quirófano y exhibió su poderosa voz al interpretar «Rolling in the Deep» y poner en pie a la audiencia.

Más allá de Adele y Whitney Houston, la gala tuvo entre sus protagonistas a Foo Fighters, que lograron cinco galardones y dominaron en las categorías de rock, a Kanye West, quien obtuvo cuatro gramófonos en rap y no asistió a la ceremonia, y al DJ Skrillex, quien se alzó con tres premios de música dance.

Los mexicanos Maná triunfaron en la categoría de mejor álbum latino pop, rock o urbano por «Drama y Luz», Pepe Aguilar y Los Tigres del Norte se llevaron los premios de música mexicana, mientras que el venezolano Gustavo Dudamel se llevó el galardón de interpretación orquestal con «Brahms: Symphony No. 4».

Otros ganadores latinos de la velada fueron el arreglista argentino Jorge Calandrelli, y el difunto contrabajista cubano Cachao, que fue reconocido con el premio de mejor álbum tropical latino por «The Last Mambo».

La artista Amy Winehouse, fallecida en julio del año pasado, fue galardonada a título póstumo en la categoría de mejor dueto pop por el tema «Body And Soul» que grabó junto con el veterano Tony Bennett, para quien el galardón supuso el décimo séptimo en su larga carrera.

Teleshow

Deja una respuesta