El ministro de Educación de la Nación, Alberto Sileoni, se refirió a las evaluaciones internacionales negativas sobre la educación argentina tras un duro documento conocido ayer (25/06) por el Foro de Bicentenario que recopiló una serie de estudios que mostraron graves deficiencias en los conocimientos de los estudiantes, su concurrencia a clases y otros aspectos. En ese sentido, el funcionario aseveró que «la educación comparativa no se mide sólo en términos de ránkings” pero luego sugirió que debería de confeccionarse también «un ránking de esfuerzo».

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).- Alberto Sileoni no tiene respuestas para las estadísticas, estudios y evaluaciones negativas de distintos organismos nacionales e internacionales (incluso de su propio ministerio) tras 10 años de gestión kirchnerista en materia educativa. Por eso este miércoles 26/06 no tuvo otra salida que cuestionar a todos esos resultados aunque se contradijo al pedir «un ránking de esfuerzo».

«La educación comparativa no se mide sólo en términos de ránkings. No es necesario saber cuánto mal o cuánto bien nos va, porque los caminos son más generosos y más amplios», se justificó el ministro de Educación en su discurso de apertura del XV Congreso Mundial de Educación Comparada, que se celebrará hasta el viernes en Buenos Aires.

El ministro manifestó además que «a algunos les gusta hablar de evaluación educativa como si se tratara de un mundial de fútbol», y añadió que «no se puede hablar de calidad educativa, sin hablar primero de equidad» y propuso que se crease un «ránking de esfuerzo», según consigna este 26/06 el portal infobae.

Por caso, el año pasado se conoció el relevamiento educativo internacional de PISA. En esa oportunidad Sileoni había cuestionado a las pruebas por «no contemplar los conocimientos de arte y cuidado del ambiente» del alumnado y dijo que se «comparaba la incomparable». Sin embargo, en otra contradicción, el ministro confirmó tras algunos amagues, que Argentina participará de las pruebas que se realizarán este año.

En el último informe PISA la Argentina obtuvo notas desfavorables y quedó ubicada en el puesto 58 de 65 países analizados, evidenciando uno de los mayores retrocesos educativos en los últimos diez años y lejos de las notas obtenidas por México, Uruguay y Colombia, los mejores de la región.

Pero hay otros informes críticos: Según un estudio de la Unesco Global Educativa Digest, de 2010, sólo el 43% de los chicos argentinos que cursa el secundario lo termina en los plazos establecidos y solo la mitad accede a ese título.

El estudio internacional desarrollado por la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) que se considera un estándar internacional aceptado, reveló en 2009 que los estudiantes argentinos tienen de 15 años tienen graves deficiencias a la hora de comprender lo que leen.

El 18/04/2012 un informe del centro de estudios Idesa indicó que incrementar la inversión en educación, hasta llegar al 6% del PBI, constituye uno de los ejes centrales de la política educativa del kirchnerismo pero la calidad de la educación sigue en declive.

En julio de 2012 según datos de la Unesco, la Argentina es uno de los países de la región con más baja tasa de graduación en el secundario, lo cual habla de una situación alarmante.

Y por último, el propio ministerio de Educación tiene sus estadísticas negativas correspondientes a la matricula de jóvenes que se inscriben cada año en la secundaria en todo el país donde se observa que:

• En el año 2003, el 33% de los jóvenes cursaba la secundaria con sobre edad, es decir venía retrasado, y otro 13% la abandonó ese año.

• En el año 2009 (último disponible), los jóvenes con sobre edad eran el 38% y otro 12% había abandonado ese año.

• Esto significa que entre los años 2003 y 2009 el porcentaje de jóvenes que habían abandonado la escuela o cursaban cursos inferiores a los que correspondían a su edad pasó del 46% al 50%.

www.urgente24.com