Las 33 mujeres que este martes tomaron la mina “Chiflón del Diablo” de Lota, y que hoy informaron el inicio de una huelga de hambre, relataron su primera noche en el lugar y anunciaron que no depondrán la medida hasta que se acoja su demanda de extender planes de empleos de emergencia en el Biobío al alero del Cuerpo Militar del Trabajo.

“Nosotros de aquí no nos vamos a mover, no vamos a salir de aquí”, señaló este miércoles Celinda Faúndez, una de las manifestantes que se mantienen a unos 900 metros al interior del ex pique minero hoy utilizado como sitio turístico.

Respecto de la primera noche que se mantuvieron en el lugar, relató que pasaron “harto frío, se sintió el cambio la diferencia de estar en la casa como estar acá en las profundices de la tierra”.

“Aquí estamos con nuestras compañeras apoyándonos unas a las otras porque también se nota la debilidad y el cansancio ya por segundo día, y anoche ya comenzando la huelga de hambre”, agregó.

Ana Pradel, vocera del grupo, en el exterior de la mina, complementó que “las que están pidiendo trabajo son mujeres, somos mayoría mujeres, que queremos trabajar, tener un trabajo digno para poder salir adelante para luchar por nuestras familias”.

Las mujeres exigen que el Gobierno incluya en el Presupuesto 2011 que se debate en el Congreso una partida de dinero que permita mantener el próximo año estos planes contra la cesantía en la zona arruinada por el terremoto y tsunami del 27 de febrero.

Fuente: lanacion

Por Marta

Deja una respuesta