Maradona contó que aún no cicatrizó la herida que le dejó el alejamiento del combinado albiceleste: “Es más fuerte que yo”. Además, dijo que se siente muy a gusto en los Emiratos Árabes Unidos y opinó sobre su mala relación con Riquelme.

Por:
INFOnews

El 27 de julio de 2010 fue el último día en el cual Diego Maradona, posó en el banco de la Selección Argentina, en aquella recordada paliza que le propinó Alemania en la Copa del Mundo de Sudáfrica. Pese a que el tiempo hace que las heridas sanen ese no es el caso del Diez, que aseguró que aún “me duele el corazón al ver al equipo”.

De crack a crack. Diego y Messi, una de las postales de su paso por la Selección Argentina.
De crack a crack. Diego y Messi, una de las postales de su paso por la Selección Argentina.

El astro señaló que «no la veo. No puedo, es más fuerte que yo. Después de que me fui no vi nunca más un partido de la selección, porque me duele el corazón».

El ex campeón del mundo en México ´86, como jugador, condujo a la Argentina desde octubre de 2008, tras la renuncia de Alfio Basile, y hasta julio de 2010, después de la eliminación en cuartos de final del Mundial de Sudáfrica por 4-0 ante Alemania.

Luego, el final poco feliz, tras la dura caída ante los teutones llegó cuando la Asociación del Fútbol Argentino decidió no renovar su contrato porque el DT no aceptó los cambios en el cuerpo técnico que le proponían.

En otros temas, el crack también mostró su voluntad de renovar su contrato con el club árabe Al Wasl, que el viernes pasado se clasificó a las semifinales de la Copa Etisalat. En liga, el equipo está quinto a 12 puntos del líder a falta de ocho jornadas.

«Me encantaría cumplir mi contrato y volver a renovar y ser una especie de Arsene Wenger en Al Wasl», aseguró el ex jugador de Argentinos, Boca, Newell´s; Napoli de Italia y Barcelona y Sevilla, de España.

Antes de finalizar, Diego también se refirió a su controversia con el volante de Boca, Juan Román Riquelme: «Yo no soy amigo de Riquelme ni Riquelme es amigo mío, es un tema de que quiero que juegue 15 metros más adelante para que él pueda o romperle al arco o dar un pase a gol o ser definitorio», explicó el ex futbolista, de 51 años.

Deja una respuesta