El odontólogo Ricardo Barreda, condenado a reclusión perpetua por asesinar en 1992 a su mujer, sus dos hijas y su suegra, podría regresar a la cárcel luego de que trascendieran imágenes televisivas en las que se lo ve saliendo de un departamento en el barrio porteño de Belgrano, donde cumple su arresto domiciliario.

Según informó el juez de la Cámara Penal de La Plata, Raúl Dalto, Barreda habría salido del domicilio de su actual novia Berta André, con quien convive, a tomarse la presión a una farmacia de la zona.

“Vía fax Barreda avisó a la Cámara que iba a una farmacia a tomarse la presión, pero el odontólogo sólo puede hacerse chequeos en el Hospital Pirovano”, aseguró el magistrado al canal de noticias TN.

Además las empleadas de la farmacia negaron a los vecinos del barrio que el odontólogo haya asistido al local. “Todavía no le tomé declaración a las empleadas de la farmacia” sostuvo Dalto.

Barreda fue sometido a pericias psicológicas por parte del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB), para determinar si está en condiciones de acceder a la libertad condicional que la Justicia le otorgó.

El odontólogo obtuvo ese beneficio luego de que el tribunal reformulara el cómputo de su pena y determinara que desde 1992, por la aplicación del 2×1, ya había llegado a los 30 años y siete meses de prisión.

Sin embargo, el beneficio podría ser rechazado este lunes si el juez Dalto comprueba que el odontólogo violó el arresto domiciliario.

Barreda asesinó el 15 de noviembre de 1992 a escopetazos en su casa del centro de La Plata a su mujer, Gladys Mac Donall, de 57 años, a sus hijas Cecilia, de 26, y Adriana de 24, y a su suegra Elena Arreche, de 86, por lo que en 1995 fue condenado a reclusión perpetua por el cuádruple homicidio.

Fuente: MinutoUno

Por Leo

Deja una respuesta