El retraso en la ejecución del gasto público y la volatilidad que ha generado el anuncio de la Reserva Federal de USA (Fed) de empezar a retirar los estímulos monetarios hacen cada vez más difícil que se cumpla el crecimiento en la economía mexicana de 3.1% estimado por el Gobierno para este año, advirtieron economistas. Una prueba de ello es el ajuste a la baja en las expectativas de crecimiento de diversos grupos de análisis como Bank of America Merrill Lynch, Análisis Santander y Banamex. Por eso México lanza su plan petrolero.

La consigna del PRD es modernizar a Pemex, no privatizarla, dijo el líder nacional de los perredistas, Jesús Zambrano, quien afirmó que su partido no permitirá reformas al artículo 27 constitucional. En el proceso de la modernización de Pemex, la iniciativa privada podrá jugar un papel sólo como componente, apuntó Zambrano Grijalva, y añadió que todo lo que se haga en torno a la reforma energética debe ser en función para que le vaya bien a México.

La izquierda mexicana impulsará en julio una consulta a la población para expresar si está de acuerdo o no con la inversión privada en Pemex, así como con el aumento y generalización del IVA a alimentos y medicinas, anunció la vicecoordinadora del Grupo Parlamentario del PRD, Dolores Padierna Luna.

Ella indicó que se organizará una consulta al pueblo a través de una urna para preguntarle si autoriza o no esa medida, porque Pemex es del pueblo de México y no de quienes quieren votar por una reforma energética.

«Si el pueblo dice que no, ahí vamos a estar las y los senadores, diputados y diputadas federales para decir aquí está la opinión de los mexicanos y si son verdaderamente representantes populares tendrán que aceptar su voz y opinión», indicó.

«También le vamos a preguntar en la consulta nacional si quieren que se aumente el IVA a 19 y luego a 22%, como están proponiendo y que ese 19 y 22%se generalice, es decir, se le aplique a medicinas y alimentos, estando los alimentos al doble como está la inflación», agregó Padierna Luna, quien consideró que existe una estrategia mediática “para decir que la privatización no es privatización”.

«Hay una estrategia mediática para decir que la privatización no es privatización, pero ¿cómo se le llama entregar a la iniciativa privada a Pemex?, pues eso se llama privatización», señaló.

Se pronunció por llamar a las cosas por su nombre decir que no es lo que sí es, pero el principal argumento que ha dado el presidente Enrique Peña Nieto, ha sido que Pemex carece de recursos, por lo tanto, tienen que hacer uso de recursos privados para invertir en la empresa y pueda desarrollarse.

«¿Cómo no va a haber recursos de Pemex?, pero además, 50% de la capacidad instalada está inutilizada; es decir, deliberadamente el gobierno tiene a media capacidad toda la producción de la compañía, que si se pone a producir a todo lo que da entonces podríamos dejar de importar gasolina», aseveró

Crecimiento en peligro

«Aun cuando el gasto público se va a normalizar en la segunda mitad del año y se espera una recuperación a partir del 2do. trimestre, el crecimiento del PIB (mexicano) no será tan vigoroso por lo que vemos poco probable alcanzar una expansión de 3%», dijo el coordinador de Estudios Económicos de Banamex, Eduardo González.

Al interior de la Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico), uno de los miembros destacó que «existe la posibilidad de que se profundice la desaceleración en el segundo trimestre del año», de acuerdo con las minutas del último encuentro de política monetaria del Banco Central dadas a conocer el pasado 21 de junio.

Para el economista en jefe de Scotiabank México, Mario Correa, sí es factible alcanzar el crecimiento estimado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) de 3.1%; de hecho, su proyección es de 3% compuesta por una expansión de 2.8%, 4.3% y 4% en el segundo, tercero y cuarto trimestres, respectivamente.

«Hay condiciones para ese crecimiento. Si el entorno global no se ve seriamente afectado es probable alcanzar esas tasas y ayudaría si se regularizara el gasto público», subrayó. El punto es que se supere la condición extraordinaria que representa el cambio de administración y la curva de aprendizaje que tiene la gente que acaba de entrar a un puesto nuevo.

Hay un proceso natural que se combinó con otra serie de factores, tanto la estacionalidad que tiene la semana santa, o el año bisiesto que se presentó en 2012, así como cierta desaceleración que se observó en la demanda externa, en algunos sectores especialmente en la parte industrial, en USA.

El debate

Salvador Camarena lo explicó desde Ciudad de México DF para el diario madrileño El País:

«(…) El Partido de la Revolución Democrática (PRD), la más importante organización en México desde su fundación en 1989, está dividido en una serie de grupos conocidos como tribus, y la tensión entre ellas ha alcanzado un punto máximo. Y aunque se necesita muy poco para que las corrientes en el interior del PRD choquen, esta vez lo que está en juego es toral: ¿Hasta dónde llegará el apoyo de la dirigencia perredista al presidente Enrique Peña Nieto en su iniciativa para reformar Petróleos Mexicanos? La respuesta, más allá de definir el perfil de la izquierda mexicana, afectará el mapa económico del país entero.

La tormenta ha iniciado en Londres. De visita en la capital británica, el presidente Peña Nieto conversó con el Financial Times. El diario publicó que dentro de esa charla, el presidente de México ofreció que la reforma a Pemex incluirá “los cambios constitucionales necesarios para dar certidumbre a los inversionistas privados” y que para lograr eso contaba con el Pacto por México, el calendario de 95 reformas firmado con el PRD y el Partido Acción Nacional (PAN), junto con el gobernante PRI, “los más importantes partidos” en palabras de Peña Nieto al periódico británico.

La declaración del presidente mexicano, que implicaba la modificación al artículo 27 Constitucional para permitir a Pemex pagar con reservas petroleras proyectos de exploración, desató una crisis en el PRD cuando el exalcalde de la ciudad de México, Marcelo Ebrard, además de acusar a Peña Nieto de querer privatizar Pemex, declaró a EL PAÍS que por ese motivo su partido “tiene una crisis de confianza” y demandó la realización de un congreso del PRD para que su presidente, Jesús Zambrano, informe de “los acuerdos en el Pacto a los que se refiere Peña”. (Zambrano forma parte de la tribu Nueva Izquierda, mejor conocida como Los Chuchos, pues la dirigen tanto él como Jesús Ortega. En México a quien se llama Jesús se le dice Chucho).

“Exijo a Marcelo responsabilidad; si no hay diferencias, que no las invente conmigo”, respondió Zambrano por medio de su cuenta de twitter. La batalla interna en el PRD estaba servida. Ebrard tuvo luego una serie de entrevistas en las se lanzó tanto contra Peña Nieto, a quien ha pedido tener un debate este martes, como contra la dirección de su partido. El ex jefe de Gobierno del DF incluso ha iniciado coqueteos con Izquierda Democrática Nacional, del polémico profesor René Bejarano y viejos adversarios de Los Chuchos. (…)».

La consigna del PRD es modernizar a Pemex, no privatizarla, dijo el líder nacional de los perredistas, Jesús Zambrano, quien afirmó que su partido no permitirá reformas al artículo 27 constitucional.

En el proceso de la modernización de Pemex, la iniciativa privada podrá jugar un papel sólo como componente, apuntó Zambrano Grijalva, y añadió que todo lo que se haga en torno a la reforma energética debe ser en función para que le vaya bien a México.

El presidente nacional del PRD adelantó que el próximo martes se reunirán diputados, senadores perredistas, y Cuauhtémoc Cárdenas. En ese encuentro, dijo, el PRD precisará su postura frente a la reforma energética.

Zambrano Grijalva reiteró que hasta el momento nada se ha discutido en el Pacto por México en torno a la reforma energética.

www.urgente24.com